Conoces a Kiwibot, el robot repartidor de Kiwi

Conoces a Kiwibot, el robot repartidor de Kiwi

La robótica avanza y en el día de hoy os presentamos a un robot que sorprendentemente te lleva la comida a casa él solo. KiwiBot es un robot que lleva unos años en fase de pruebas en la city de Berkeley. Sus inicios fueron en dos mil diecisiete como un robot de la compañía Kiwi que llevaba raciones de comida a los universitarios de la Universidad de California, en la ciudad de Los Ángeles y Berkeley, a quince kilómetros al nordeste de la ciudad de San Francisco.

En los dos últimos años, KiwiBot ha realizado más de treinta mil entregas empleando hasta la actualidad más de ciento cincuenta dispositivos. En realidad son unos robots realmente de reducido tamaño, y disponen de una velocidad punta inferior a los 2 km/h. Los robots se guían gracias a una aplicación que integra coordenadas GPS y disponen de sensores y cámaras con los que memoriza el entorno lo que le ayuda a esquivar los obstáculos.

La compañía se halla en un momento crucial de expansión de su negocio y pretende ser el proveedor en Universidades tan reputadas como el propio MIT.

¿De qué manera se hace un pedido?

Realizar un pedido es más fácil de lo que parece. Basta con descargarte una aplicación, seleccionas la comida que quieres y confirmas unas coordenadas GPS en la propia aplicación para recoger el pedido. El pago lógicamente se realiza vía en línea.

A lo largo de la espera, desde la aplicación tienes la opción de consultar la información sobre el estado de tu pedido, e inclusive puedes visualizar por vídeo el recorrido que está efectuando el robot. Cuando llega hasta el punto de recogida, desde la aplicación recibes una notificación, y tras activar un botón en la pantalla de tu dispositivo, se abre una puerta de seguridad para que puedas coger tu pedido.

Situación de KiwiBot

Son unos robots que hasta la fecha han ofrecido un transporte de calidad sin provocar peligro para los humanos. La convivencia con ellos ha sido exitosa, sin embargo no debemos olvidar que hace unos meses hubo un acontecimiento que temporalmente puso a los robots en el punto de atención.

En el último mes de dos mil dieciocho los medios de comunicación informaron sobre de qué forma un KiwiBot comenzó a arder en plena vía pública. Justo pasó enfrente del edificio Unión de estudiantes Martin Luther King Jr. Fue un percance de gran repercusión mediática, pero consecuencias para los peatones.

El motivo del percance fue producido por incorporar una batería dañada. Hasta que no se  una investigación, los KiwiBots fueron quitados provisionalmente del campus universitario.

El reparto de comida lo llevan a cabo los robots.

El transporte de comida a domicilio se halla en plena expansión, siendo muchas ingenierías robóticas que están destinando recursos económicos para expandir su negocio gracias al mismo modelo productivo. 

Como hemos señalado, KiwiBot ha sido vanguardista, pero detrás vienen otras como DoorDash y Uber Eats. Por citar otra tenemos a Starship Technologies, que es una compañía que coopera con la cadena alimentaria Sodexo. Ha inicios de dos mil diecinueve ha implementado una flota de veinticinco robots en la Universidad de George Mason y de treinta unidades en La Universidad del Norte de Arizona exactamente con la misma finalidad.

Hasta la actualidad, las limitaciones en las legislaciones impiden que los avances en robótica sean implantados con mayor velocidad. El estado de Washington ha sido uno de los últimos en legislarlo, puesto que últimos de abril ha regularizado la ley a favor de que los robots autónomos se les permita repartir por las calles. Incluso de esta forma, existen muchas discrepancias a que los robots deambulen por las calles entre los humanos.

La competición por conquistar el mercado de la entrega de comida a domicilio está en pleno apogeo. En el mes de abril dos mil diecinueve se desarrolló Articulate en la ciudad de San Francisco, un congreso dedicado únicamente a la robótica de reparto de alimentos en donde se presentaron los últimos avances en este campo.

El futuro es beneficioso para los robots de reparto pese a que tienen un poderoso contrincante, los drones. Con ellos tendrán que competir para poder ver cuál de los 2 ofrece un producto más eficiente.